Páginas vistas en total

domingo, 15 de mayo de 2011

En sus ramas

La franqueza de los grandes árboles,
observo como se mueven sus ramas,
inicio el estudio de mis plantas
y veo que ellas me pueden hablar,
pero escondo mis ojos del lobo,
de los malabaristas de la maldad.
No es desierta la naturaleza,
cuando unos árboles milenarios
ilustraron mis álbumes de fotos,
con su fuerte verdor acrecentado
por la lluvia de los cielos que lloran
y quitan su blancura de mármol.

2 comentarios:

  1. La naturaleza siempre es transparente y pura, la verdad solo se encuentra en ella. bellisimo poema,amiga poeta

    ResponderEliminar
  2. Gracias,Benito. Así es, solo a través de la escucha del silencio de la naturaleza, podemos llegar a la verdadera esencia y materia de la que estamos hechos los seres humanos, de ahí procedemos.

    ResponderEliminar